La Piña: Saludable y anticancerígena

La piña es una fruta tropical pero que se puede encontrar en todo el mundo. Pertenece a la familia e las Bromeliáceas y es parte de las plantas herbáceas. Tiene su origen en Brasil, desde ahí fue descubierta por los conquistadores españoles. Los indígenas le llamaban Anana, cuyo significado es “fruta excelente”. En muchos países se les sigue llamando así. La fruta debe madurar en el árbol completamente, sino tiene un sabor ácido. Una vez madura tiene un gusto dulce y refrescante. Actualmente, los mayores productores de piña son China, Estados Unidos y Brasil.

Para consumir la piña, se puede hacer fresca o en conserva. En Occidente, se usa principalmente como postre, pero también se preparan platos de comida usándolo para darle otro gusto por su dulzor. Cuando la piña está completamente madura, la pulpa es firme pero flexible. De esta fruta se fabrican mermeladas, jugos, yogures con trozos, etc. Del jugo se produce un vinagre muy aromático.

Propiedades medicinales

La piña es rica en vitamina C y fibra. La vitamina C es un poderoso antioxidante y un nutriente muy relevante, mientras que la fibra es una sustancia ideal para combatir el estreñimiento, obesidad y otros problemas. Además, cuenta con una alta concentración de bromelina en su cáscara y otras partes. Es por esto que estas se utilizan para aliviar infecciones de la laringe y faringe, como para controlar otras afecciones.

Una de las propiedades más importantes de la piña es la enzima bromelina, que trabaja para ayudar a metabolizar los alimentos. La piña es también un importante diurético (lucha contra la retención de líquidos), es antiséptico (reduce posibilidades de contraer infecciones), desintoxicante (purificar al cuerpo), antiácido (reduce la acidez provocada por los alimentos) y vermífugo (elimina lombrices intestinales). La piña ha sido estudiada en su uso para tratar ciática, y artritis reumatoide. La piña es una fruta muy hidratante, de hecho contiene cerca de un 85% de agua, además de hidratos de carbono, lo que la hace ideal para las dietas de reducción de peso.

Otros compuestos que tiene son vitamina B1, B6, E, minerales como magnesio, potasio, yodo, cobre, magnesio y varios tipos de ácidos (fólico, cítrico, bromelina, etc.). En relación a la digestión, es una fruta muy beneficiosa. También sirve para regular el colesterol, contra el estrés, la artritis, la gota, la anemia y la hipertensión. El sistema inmunológico se refuerza, ya que aumenta la producción de glóbulos rojos y blancos. Con la piña se puede controlar la flatulencia, se evitan problemas cardiovasculares y degenerativos, mejora la circulación de la sangre y estimula el crecimiento óseo y de tejidos, como el sistema nervioso en niños.

Anticancerígeno

La piña posee un compuesto muy eficaz contra el cáncer, según varias investigaciones. Hablamos de la bromelina, una enzima que está en el tallo de la fruta. Uno de estos estudios, elaborado por la revista Plana Médica, encontró que la bromelina es mucho mejor que un medicamento usado para quimioterapia (5-fluorauracil). El efecto del compuesto natural es mucho más potente, además de que no causa daños. Contrariamente, el compuesto artificial ha sido usado durante 40 años sin mucho éxito, según lo que plantearon los investigadores.

Ellos señalaron lo siguiente: “Cuando una persona muere siguiendo el tratamiento convencional contra el cáncer es muy fácil culpar a la víctima y simplemente escribir que el cáncer del paciente era resistente a la quimioterapia o extremadamente agresivo, cuando la realidad es que la naturaleza no selectivo del agente quimiotóxico es lo que realmente provocó la muerte.”

Anuncios
Anuncios
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Anuncios